Laurel (Laurus nobilis)

Publicado el por

LAUREL (Laurus nobilis)

CONDICIONES AMBIENTALES:

Arbolillo perenne. No soporta las heladas intensas, pero en las zonas frías puede cultivarse en macetas medianas o grandes para ponerlo a resguardo en invierno.

MULTIPLICACIÓN:

Funcionan bien los trasplantes de los hijuelos que crecen cerca del laurel adulto.
La multiplicación por semillas se hace en macetas en otoño pero es bastante lenta.
Es más frecuente recurrir a la multiplicación por esqueje de raíz o de tallo en julio-agosto. Tarda 3-9 meses en enraizar; deben protegerse del viento y del frío, así como del sol excesivo, y regar diariamente pero de forma moderada. Si el invierno es muy rigurosos, puede protegerse la base de la planta con mantillo o con hojas secas. Se cultiva bien en macetas, que deben pasarse al interior en el invierno. Soporta bien la poda (abril-mayo).

RECOLECCIÓN:

La recolección de hojas frescas se hace en verano. Es conveniente secarlas a la sombra, a temperatura inferior a 35 ºC; de esta manera mantendrán su color verde y desaparecerá el amargor de la hoja fresca.
Las hojas secas deben guardarse en recipientes herméticos y a ser posible opacos. También se usan las hojas frescas, pero es menos frecuente.

PARTES ÚTILES: Hojas.

USOS CULINARIOS:

El sabor de las hojas es amargo y muy aromático, liberando un suave olor balsámico al ser frotadas.
En cocina, se usan generalmente las hojas secas, teniendo en cuenta que por su potente aroma hay que dosificar bien su uso para que no encubra el resto de los sabores del plato. Se utiliza en estofados, potajes, legumbres, salsas, platos de caza, platos de pollo, cerdo, cordero o ternera, salazones, caldos de pescado, para aromatizar la salsa de la pasta, y es un condimento específico en la famosa sopa bullabesa o en el “bouquet garni” francés .
Es indispensable en la preparación de cualquier tipo de escabeche, tanto de ave como de pescado; se prepara con laurel, vinagre, ajos, azafrán, hinojo, orégano y tomillo, añadiéndole a veces naranja.
En las mezclas de especias para adobos se usan las hojas de laurel molidas, y también aromatizan las salsas con vino.

PROPIEDADES MEDICINALES:

Tiene propiedades diuréticas, estomacales, estimulantes, antisépticas, sudoríficas, carminativas, expectorantes y colagogas. El aceite esencial de sus hojas se recomendaba para la inapetencia, la flatulencia y las dificultades digestivas. En uso tópico se emplea en fricciones para dolores reumáticos y esguinces. La infusión de las hojas se añade a baños relajantes para músculos doloridos. También se emplea en productos destinados a la higiene facial o del cabello.

CURIOSIDADES:

Podemos usar las hojas frescas o cortar alguna ramita y colgarla de modo que las hojas se vayan secando poco a poco, a ser posible en la oscuridad, sin que se vuelvan pardas, manteniendo así intactas sus propiedades aromáticas.
Es importante no confundirlo con otros laureles que son tóxicos, como el laurel-cerezo; se distingue muy bien del resto por el potente y delicioso aroma de sus hojas al cortarlas y frotarlas.
Cuando se ha cocinado el plato deben retirarse las hojas de laurel, pues siguen siendo duras y de regusto amargo. Tienen un sabor más intenso cuando están algo secas, y deben romperse un poco al añadirlas para que liberen mejor su sabor.
Griegos y romanos premiaban a los vencedores con coronas de laurel, de ahí el término “laureado” para una persona que ha obtenido un reconocimiento académico, aunque en latín “laurus” significa “de color verde”.
Ha sido considerado árbol sagrado, hasta el punto de que los griegos creían que estaba protegido de ser alcanzado por el rayo.
En el lenguaje de las flores, el árbol del laurel significa gloria y victoria.

GLOSARIO

ANTISÉPTICO: Combate la proliferación de bacterias y otros en los procesos infecciosos.
CARMINATIVO: Ayuda a expulsar los gases intestinales.
COLAGOGO: Favorece la expulsión de bilis retenida en la vesícula biliar.
DIURÉTICO: Favorece la secreción de orina.
ESTIMULANTE: Estimula y activa ciertas funciones del organismo.
ESTOMACAL: Facilita la digestión.
EXPECTORANTE: Expulsa las secreciones pulmonares por medio de la tos.
SUDORÍFICO: Estimula la transpiración a través de la piel.