Malvavisco (Althaea officinalis)

Publicado el por

MALVAVISCO (Althaea officinalis)

CONDICIONES AMBIENTALES:

Planta herbácea, bienal o plurianual, rizomatosa, originaria de regiones mediterráneas. Florece en junio-septiembre. Se cultiva desde hace mucho tiempo en jardines, tanto como planta melífera como medicinal y ornamental.
Requiere pleno sol y situación un poco abrigada, donde no haya temperaturas muy extremas; conviene proteger en invierno de los fríos fuertes. Suelo pantanoso, húmedo (pero no demasiado) o fresco, salobre. Tierras más bien ligeras o francas, profundas, sueltas, ricas en cal, finamente labradas y abundantemente estercoladas. No le convienen los terrenos fuertes. En terrenos compactos y húmedos puede darse podredumbre de las raíces.

MULTIPLICACIÓN:

Por semillas (para renovar la plantación) en marzo-mayo en semillero, en tierra bien estercolada. Trasplante en vivero a 10 cm en octubre y a su lugar definitivo en la primavera siguiente.
Se emplea sobre todo el sistema de renuevos, cortándolos en otoño (octubre-noviembre) de entre los que se forman en la línea de separación entre el tallo y la raíz principal, se conservan durante el invierno enterrados verticalmente en arena en local sano y aireado hasta primavera, protegiéndolos de las heladas con paja y trasplantándolos hacia marzo.
Por división de rizomas de viejos cultivos, en primavera-verano.

RECOLECCIÓN:

La flor se recolecta de madrugada, antes de que se abra, en junio-septiembre, con tiempo estable, y se seca a la sombra en un lugar bien aireado.
Las hojas se pueden recoger progresivamente a medida que avanza la floración o de una sola vez en otoño, cuando se debe interrumpir el cultivo.
Las raíces se recogen fuera del período de plena vegetación, en marzo-abril o septiembre-noviembre, se desentierran en tiempo seco, se limpian, pelan y secan.

PARTES ÚTILES: Flores, hojas y rizoma.

USOS CULINARIOS:

Las hojas, capullos y frutos inmaduros se pueden emplear con fines alimentarios, y los extractos radicales para la aromatizaciónn de bebidas, dulces y diversos alimentos.

PROPIEDADES MEDICINALES:

Toda la planta posee virtudes farmacéuticas. Es mucilaginosa como la malva (lo cual le confiere propiedades emolientes) y también tiene azúcares, almidón, pectina y otras sustancias.
Se usa en infusiones para inflamaciones de las vías respiratorias altas, contra la tos y como expectorante.
La medicina popular emplea sobre todo la raíz para luchar contra las enfermedades gastrointestinales. La maceración de una cucharadita de raíz en una taza de agua, se prepara siempre en frío.
En uso externo, sirve para la preparación de apósitos emolientes y gárgaras.

GLOSARIO

EMOLIENTE: Ablanda una dureza o tumor.
EXPECTORANTE: Expulsa las secreciones pulmonares por medio de la tos.