Mejorana (Origanum majorana)

Publicado el por

MEJORANA (Origanum majorana)

CONDICIONES AMBIENTALES:

Planta subarbustiva, bienal o perenne, muy aromática. Florece en junio-septiembre. De crecimiento más rápido que el orégano, y más más exigente en abonado y riego. Clima templado y templado-cálido, húmedo y moderado, abrigado y caliente, de temperatura estable. Sensible a las heladas (soporta bien hasta – 4 ºC, máximo – 8 ºC). Bastante resistente a la sequía. Cultivo a pleno sol. Hay que regar cuando el suelo está seco pero no excesivamente, ya que se pudrirían las raíces. Debe regarse a mediodía, cuando el sol brilla con más fuerza, tal y como se hace con la albahaca, y no por la mañana o al atardecer, como sucede con la mayoría de las plantas.
Se adapta a casi todos los terrenos, aunque prefiere suelos alcalinos, ricos, ligeros y bien drenados. No le convienen los suelos muy arcillosos y fríos.

MULTIPLICACIÓN:

Semejante al orégano (siembra en primavera, trasplante en otoño). Las semillas son lentas para germinar. También puede sembrarse primero en semillero abrigado en septiembre y trasplantar al lugar definitivo en abril-mayo, cuando ya ha pasado el riesgo de heladas. También se puede reproducir a partir de trozos de raíz rastrera en primavera u otoño, o por esquejes arraigados con trasplante en primavera, o por división de mata o por brotes en primavera u octubre. El método más fácil y frecuente es el de la multiplicación vegetativa, aunque algunos autores lo desaconsejan porque puede dar lugar a individuos más débiles.

RECOLECCIÓN:

Los tallos se cortan aproximadamente a 5 cm por encima del suelo, preferiblemente cuando la planta está bien desarrollada, justo al inicio de la floración, con las flores sin abrir. Para preservar mejor su aroma, dejar secar las ramas boca abajo en lugar ventilado y a la sombra, donde la temperatura no supere los 23 ºC. Una vez secas, guardar en tarros herméticos a resguardo de la luz. La recolección de hojas frescas antes de la floración y conforme se vaya necesitando favorece la ramificación de la planta. Las hojas y capullos florales se separan de los tallos una vez secos y se conservan en recipientes herméticos. Las hojas picadas se pueden conservar también congeladas.

PARTES ÚTILES: Hojas y flores.

USOS CULINARIOS:

En cocina se usan hojas y flores para aromatizar carnes de conejo, cordero, cerdo, ave y estofados de ternera, en sopas, ensaladas, legumbres, pastas, setas y salsas de tomate. También se usa para escabeches, pizzas, arroces, marinados y pescados al horno, y para aromatizar aceites y vinagres. En ensaladas de tomate combina muy bien con la albahaca, y proporciona un agradable toque en la elaboración de ciertos embutidos.
Combina bien con hierbas como el tomillo, romero, orégano, ajedrea, albahaca, perejil o cebollino. Conviene triturar un poco las hojas, aunque estén secas, para que se propague mejor su aroma.

PROPIEDADES MEDICINALES:

La hoja entera en infusión es antiséptica, antiespasmódica, aperitiva, carminativa, diurética, digestiva, emenagoga, expectorante, estimulante, tónica y estomacal.
El aceite esencial actúa como calmante en pequeñas dosis, pero resulta tóxico en dosis elevadas.
La esencia de las hojas se usa en la industria farmacéutica, como aromatizante en perfumería y jabonería y en la elaboración de licores.
Durante mucho tiempo, debido a su fragancia, se utilizó masticada para preservar el buen aliento.

CURIOSIDADES:

Prima cercana del orégano, de aroma más penetrante pero menos intenso. Lo que se comercializa como orégano es en realidad las hojitas secas de mejorana cultivada.
Conocida desde la época de los griegos, los cuales consideraban esta planta como símbolo de felicidad; se decía que si crecía la mejorana en la tumba de un difunto, era señal de que había encontrado la paz y felicidad eterna. Los egipcios la usaban para desinfectar el aire de sus casas. Se dice que era la planta preferida de Afrodita, la diosa del amor, de ahí que un ramillete de mejorana fuera una de las mejores maneras de asegurar un buen casamiento.

GLOSARIO

ANTIESPASMÓDICO: Calma los espasmos o contracciones nerviosas y musculares.
ANTISÉPTICO: Combate la proliferación de bacterias y otros en los procesos infecciosos.
APERITIVO: Estimula el apetito.
CARMINATIVO: Ayuda a expulsar los gases intestinales.
DIGESTIVO: Facilita la digestión.
DIURÉTICO: Favorece la secreción de orina.
EMENAGOGO: Favorece o regulariza la menstruación.
ESTIMULANTE: Estimula y activa ciertas funciones del organismo.
ESTOMACAL: Facilita la digestión.
EXPECTORANTE: Expulsa las secreciones pulmonares por medio de la tos.
TÓNICO: Devuelve el tono, la fuerza, a un órgano o a todo el organismo si padece atonía.