Melisa (Melissa officinalis)

Publicado el por

MELISA (Melissa officinalis)

CONDICIONES AMBIENTALES:

Llamado también toronjil. Planta plurianual, rústica y poco exigente. Melífera. Florece en mayo-agosto. Riego mantenido si estamos en zona seca. Corte generalizado en otoño o primavera para que brote con mayor vigor. Prefiere emplazamientos soleados o semisombreados. No soporta las heladas; en invierno debe podarse unos centímetros por encima del suelo y cubrirse con paja u hojas. En maceta le bastan 3-4 horas de sol al día.

MULTIPLICACIÓN:

Arraiga muy bien por división de mata: tallos jóvenes externos con alguna raíz, plantados en tierra y sin que les falte humedad. Hacerlo en primavera o en otoño y plantar inmediatamente. También pueden cogerse esquejes de 10 cm de los nuevos brotes en primavera y verano. Por semilla es más lento y laborioso. Sembrar en primavera y trasplantar. Conviene recortar las extremidades de los tallos y podar la planta en primavera para favorecer el crecimiento durante el verano.

RECOLECCIÓN:

La recogida de hojas se realiza en función de las necesidades del consumo. Como las hojas más sabrosas y tiernas se dan en primavera, conviene cogerlas antes de la floración si se van a usar frescas. Los tallos se cuelgan a la sombra en lugar fresco y ventilado. Para secar las hojas y las sumidades floridas, deben recolectarse al comenzar la floración. Una vez secas, se conservan un año en recipiente hermético. Congeladas en bolsas aguantan hasta 6 meses.

PARTES ÚTILES: Hojas, flores y tallos.

USOS CULINARIOS:

Tiene diversos usos culinarios: las hojas frescas picadas finas aportan un delicado sabor a vinagres de hierbas, salsas, ensaladas, marinados, rellenos, pescados, sopas, verduras y platos de caza. En Bélgica y Holanda se utiliza para dar sabor a los escabeches y en platos de anguilas y arenques. En postres aromatiza con su toque a limón las ensaladas de frutas, helados y natillas.
Las hojas secas se preparan en infusión como un té. Las hojas frescas, junto a hierbabuena y flor de azar, se usan en algunos cafés de Tánger para aromatizar el té verde.
La esencia se usa en la elaboración de ciertos licores.

PROPIEDADES MEDICINALES:

Antiespasmódica, antiviral, ligeramente sedante, carminativa y estomacal. Es conocida fundamentalmente como hierba relajante y buena para el corazón. En medicina popular se utiliza contra la ansiedad y la depresión, y para calmar las palpitaciones del corazón. Aleja la pesadez de la mente, aumenta la memoria y afina el entendimiento.
Infusiones digestivas y calmantes, junto a hierba luisa y menta, ya sea fresca o seca. La infusión de melisa alivia el dolor de cabeza y añadida al agua del baño ejerce una acción relajante.
Dioscórides la prescribió para mordeduras de perros rabiosos y contra el dolor de muelas.

OTROS USOS:

La esencia se usa en perfumería y cosmética.

CURIOSIDADES:

Aroma parecido al limón cuando se toca o muerde; con la edad, este aroma se torna menos agradable. Una vez instalada, la melisa es muy invasora.
Los árabes la describieron en sus tratados médicos como “contentadora”, ya que reavivaba los espíritus y desterraba la melancolía.
Su nombre viene del griego melissa (abeja), ya que es una planta muy melífera, atrayendo a las abejas sobre todo sus hojas y tallos glandulosos.
En el lenguaje de las flores significa política o sorpresa.

GLOSARIO

ANTIESPASMÓDICO: Calma los espasmos o contracciones nerviosas y musculares.
ANTIVIRAL: Combate los virus.
CALMANTE: Disminuye o hace desaparecer un dolor u otro síntoma molesto.
CARMINATIVO: Ayuda a expulsar los gases intestinales.
DIGESTIVO: Facilita la digestión.
ESTOMACAL: Facilita la digestión.
SEDANTE: Calma los dolores y la excitación nerviosa.