Orégano (Origanum vulgare)

Publicado el por

ORÉGANO (Origanum vulgare)

CONDICIONES AMBIENTALES:

Planta leñosa plurianual, silvestre, no requiere excesivos cuidados. Florece de junio a septiembre. Soporta bien la sequía y los fríos invernales. Cultivo entre pleno sol y ligeramente sombreado. Se cultiva bien en macetas. Prefiere suelos fértiles, algo mullidos y frescos y tierras calcáreas. En zonas muy frías, en invierno, conviene podar los tallos y proteger las plantas.

MULTIPLICACIÓN:

Multiplicación por semillas en marzo-abril, trasplante en otoño o primavera siguiente.
Es más recomendable la multiplicación por esquejes tomados en primavera o verano.
También por división de pies en otoño o a principios de primavera.
Por hijuelos, separándolos en el período de reposo vegetativo, preferiblemente en febrero.
El orégano puede permanecer en el mismo sitio hasta 10 años, aunque conviene reemplazar las plantas cada 3-4 años ya que los tallos se vuelven leñosos. Es recomendable podar tras la floración para que la planta se mantenga compacta.

RECOLECCIÓN:

Justo al inicio de la floración o en plena floración. El período balsámico o de máxima esencia es hacia agosto. Secar en ramas colgadas boca abajo, en lugar ventilado y a la sombra. Una vez secas, se separan las hojas de los tallos y se guardan en tarros herméticos al resguardo de la luz. Las hojas frescas admiten la congelación, conservándose varios meses.

PARTES ÚTILES: Hojas, flores, tallos con hojas y flores.

USOS CULINARIOS:

Es una de las plantas más conocidas y utilizadas en la cocina española. Su uso culinario, especialmente las flores y hojas secas, está muy extendido también en la cocina italiana, griega y mejicana (chili con carne). Las hojas frescas o secas, enteras o picadas, aromatizan pizzas, pastas, carnes, legumbres, ensaladas, verduras (por ejemplo asados de berenjenas y calabacines), salsas, mantequillas y vinagres. Es uno de los ingredientes de las “hierbas de Provenza”, y VA muy bien con la mozzarella, ensaladas de tomate y las salsas de tomate.
Se utiliza muy frecuentemente para adobar la carne con la que se van a preparar los chorizos. Para ello, se mezcla el orégano con pimentón y sal; a veces se añaden ajos machacados. Se mezcla todo bien en una artesa que se deja a la intemperie en un lugar sombrío.
Combina fácilmente con perejil, cebolla, ajo, pimienta y albahaca.

PROPIEDADES MEDICINALES:

Las hojas en infusión tienen propiedades diuréticas, estomacales y estimulantes. El aceite esencial calma la tos y tiene acción expectorante, utilizándose para el asma en afecciones bronco-pulmonares. En uso externo es antiséptico y se utiliza en quemaduras, eczemas, llagas y úlceras. También se emplea para dolores articulares.
La esencia de las hojas se utiliza también en perfumería y jabonería.

CURIOSIDADES:

Es planta muy melífera, por lo que resulta interesante incluirla en el huerto, aunque hay que estar atento a no plantarla cerca de la berza, ya que al parecer la cercanía del orégano provoca que esta planta se seque.
Durante la Edad Media se consideraba que protegía del mal de ojo. Dice la fábula que fue Afrodita la que creó su aroma, pues fue la primera en cultivar orégano, ya que proporciona bienestar y paz al que la toma. Las parejas de novios se colocaban guirnaldas de orégano y se plantaban matas en las tumbas como señal de paz eterna.
En el lenguaje de las flores el orégano rojo significa rubores.

GLOSARIO

ANTISÉPTICO: Combate la proliferación de bacterias y otros en los procesos infecciosos.
DIURÉTICO: Favorece la secreción de orina.
ESTIMULANTE: Estimula y activa ciertas funciones del organismo.
ESTOMACAL: Facilita la digestión.
EXPECTORANTE: Expulsa las secreciones pulmonares por medio de la tos.