Tomillo blanco (Thymus mastichina)

Publicado el por

TOMILLO BLANCO (Thymus mastichina)

CONDICIONES AMBIENTALES:

Planta perenne, leñosa, ramosa desde la base, muy rústica. Florece a finales de primavera y principios de verano (aproximadamente de mayo a julio). Inflorescencias globosas, terminales de flores color crema, con largos dientes muy pelosos en el cáliz que le da apariencia plumosa. Vive en zonas secas y soleadas, aunque soporta bien la sombra, prefiriendo los terrenos silíceos, arenosos, sueltos, y también en zonas pedregosas, margas yesíferas o roquedos calizos. Es un endemismo de la Península Ibérica, faltando sólo en Cataluña y en el norte de Levante, aunque es escaso en Galicia y norte peninsular.

MULTIPLICACIÓN:

Puede reproducirse por división de mata, por esquejes, por acodos o por semilla.

RECOLECCIÓN:

Se recolecta sobre todo en primavera. Se seca si es posible a la sombra y se guarda, desmenuzando las hojas o dejándolas entras, en un envase hermético para que no pierda la esencia.

PARTES ÚTILES: Hojas, sumidades floridas y la planta entera.

USOS CULINARIOS:

Se utiliza para aliñar y conservar las aceitunas (aunque para esto se usa más el Thymus zygis), como condimento en distintos guisos, junto con otras hierbas para elaborar ciertos licores, para aliñar caracoles y en la matanza.

PROPIEDADES MEDICINALES:

Se toma en infusión como digestiva después de comidas pesadas, para resfriados, catarros y otras afecciones del tubo respiratorio, incluso para el acné (en uso interno).
Su contenido en eucaliptol, en ocasiones de hasta un 75 %, hace que a veces dé un aroma a esencia demasiado fuerte. Se ha recogido y también plantado para obtener su aceite esencial, muy cotizado como aceite de tomillo español.