Valeriana (Valeriana officinalis)

Publicado el por

VALERIANA (Valeriana officinalis)

CONDICIONES AMBIENTALES:

Planta herbácea rizomatosa, plurianual. Florece de mayo a septiembre. Se adapta bien a casi todos los climas y suelos, aunque prefiere climas templados y de montaña y suelos frescos, ligeros, húmedos, bien drenados y fértiles; en general acepta todos los suelos con tal de que sean húmedos. Le gusta la humedad ambiental, pero hay que evitar su exceso. Pleno sol (si no le falta humedad) o semi-sombra. Resistente a las heladas (hasta – 15 ºC). Necesita muchos cuidados en el vivero o tras su trasplante, procurando que no le falte agua.

MULTIPLICACIÓN:

Siembra en vivero desde el mes de julio, justo después de su recolección, de semillas de plantas con más de dos años. También siembra por semillas en marzo-abril y trasplante hacia mayo-junio.
División de pies o matas sencilla y segura, plantándose directamente desde octubre (en general en otoño).
Por división por estolones en otoño.
Por esquejes en primavera o en octubre.
Por división de rizoma en otoño.

RECOLECCIÓN:

A finales de septiembre u octubre del segundo año, cuando se han desprendido los frutos y la planta está seca. Se lava el rizoma y se limpia de tierra, se corta longitudinalmente por la mitad y se secan extendidas en local ventilado. Conviene utilizar el rizoma recién arrancado.

PARTES ÚTILES: Rizoma.

PROPIEDADES MEDICINALES:

Múltiples, sobre todo alivia el estrés. Reduce la hiperactividad mental y excitabilidad nerviosa. Sedante y somnífero (combate insomnios por ansiedad o sobreexcitación). Relaja músculos y alivia tensión cuello/hombros. Se usan raíz y rizomas, recolección en otoño, una vez secos se reducen a polvo o se trocean para decocción.

GLOSARIO

SEDANTE: Calma los dolores y la excitación nerviosa.
SOMNÍFERO: Causa sueño.